You are here: Home > Aceptación, Libertad, Seguir la propia conciencia, Temperamento, Valores > Diario de una pasión: La permanencia de las emociones

Diario de una pasión: La permanencia de las emociones

Diario-de-una-pasionA casi once años de haberse estrenado, recordamos la película Diario De una Pasión (The Notebook).

La película Diario De una Pasión (The Notebook o Diario de Noah) contiene una de esas historias que se quedan atoradas en la garganta cuando acaba la cinta. Está basada en el libro ‘El cuaderno de Noah’, de Nicholas Sparks. Y es protagonizada por Ryan Gosling (Noah) y Rachel McAdams (Allie).

Fue lanzada en el 2004, pero aún son muchas (en femenino porque es favorita entre las mujeres) las que suspiran con solo escuchar el título y acordarse de ese romance un poco al estilo Romeo y Julieta, pero con un final más terrenal.

Dentro de las enseñanzas que nos ha dejado esta película está que en la vida tenemos diversos momentos para ser felices, ya sea con una persona o con otra. Aquí, Allie pudo haber hecho una vida amena y tranquila con Lon (el joven adinerado), pero decidió regresar con Noah, su amor de verano.

La trama habla también de la complicidad en pareja, un elemento indispensable para poder llevar una convivencia por muchos años o, como ellos lo hacen, hasta la muerte.

Un elemento importante, aunque suene a lugar común, es aprender a tomar las decisiones con base en lo que creemos; sí aceptar consejos de los que queremos y creen recomendarnos lo mejor para nosotros, pero, al final, quien tendrá que cargar con las consecuencias somos nosotros, así como decidió arriesgar Allie.

Un último punto es la paciencia, como lo demuestra Noah al dejar ir a quien quería, sabiendo incluso que podía no volver.
Y como del cine también aprendemos a valorar los buenos diálogos, aquí algunas de las mejores frases de la película.
– Ella tenía el mundo a sus pies mientras que él no tenía dónde caerse muerto.

– No concordaban mucho. De hecho, casi nunca concordaban. Siempre se peleaban. Y se retaban uno al otro cada día. Pero a pesar de sus diferencias, tenían algo importante en común. Estaban locos el uno por el otro.

– Los amores de verano se acaban por toda clase de razones. Pero al fin de cuentas tienen una cosa en común: Son estrellas fugaces, un instante grandioso de la luz de los cielos, una visión momentánea de la eternidad, y en un abrir y cerrar de ojos se van.

– Me fijé que no llevaba un anillo y quería saber si la podía invitar a salir. Una cita. Antes de que diga que no, quiero que sepa que soy un excelente bailarín y que mis intenciones son completamente deshonrosas.

– Estoy tratando de morir pero no me dejan.

– Bueno, no puedes tenerlo todo.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


6 × = veinte cuatro