You are here: Home > Aceptación, Libertad, Seguir la propia conciencia, Temperamento, Valores > Rocky: El valor de las oportunidades

Rocky: El valor de las oportunidades

rockyLa idea original de Sylvester Stallone para Rocky le fue inspirada tras ver un combate entre Muhammad Ali y Chuck Wepner. El concepto de un pobre boxeador que era capaz de llegar hasta lo más alto, luchando contra todos y contra sí mismo.

Rocky es un boxeador de 3ª categoría que vive en un pequeño apartamento al sureste de Filadelfia, Pennsylvania, y cuya carrera en el ring no parece que vaya a durar mucho tiempo. Se gana la vida como cobrador recaudando deudas para un usurero italiano llamado Gazzo, pero Gazzo no cree que Rocky tenga la suficiente malicia para dar una paliza a un moroso cuando sea necesario. Rocky aún se entrena de vez en cuando para no perder la forma, y el que fuera su entrenador, Mickey, cree que podría llegar a lo más alto si tuviera la voluntad suficiente y se dedicara en cuerpo y alma al boxeo.

Rocky conoce en una tienda de animales a una joven, extremadamente tímida, llamada Adriana. Es una chica soltera con muchas dificultades para entablar relaciones con los hombres o con cualquiera. Rocky trata de entablar amistad con ella contándole chistes cada mañana y cada noche, pero ella no le toma mucha atención por su misma seriedad. El hermano de Adriana, Paulie, que trabaja en una empresa de embalaje de carne, se sorprende gratamente de que alguien se haya interesado en su hermana, así que invita a Rocky a su casa para que este convenza a Adriana de que salga con él y pase el Día de Acción de Gracias con Rocky. Éste la lleva a una pista de patinaje y están ahí por 10 minutos, ya en el apartamento de Rocky, Adriana se muestra muy distante e incómoda y le confiesa que nunca había estado antes en el piso de un hombre. Rocky la tranquiliza, se besan y en ese momento empiezan a salir juntos. Poco después Adriana sorprende a Rocky regalándole un perro de la tienda, que había llamado la atención del púgil.

Por otro lado, Apollo Creed, el incontestable campeón mundial de los pesos pesados recibe la noticia de que el que iba a ser su próximo oponente, McLee Green, se ha roto la mano. Dado que el resto de boxeadores libres rechaza el combate y solo quedan cinco semanas para que se dispute, Apollo sopesa la idea de escoger a un boxeador desconocido. Repasa la escena pugilística de Filadelfia y elige que su rival sea Rocky, por la simple y única razón de que le ha gustado el apodo del ítalo-estadounidense, El semental italiano. Un promotor, llamado Jergens, arregla la pelea, y Rocky empezará a entrenarse a las órdenes de Mickey. Después de un duro entrenamiento Rocky cree que ya está listo para medirse a Apollo.

Para preparar la pelea, Rocky entrenará con un ex campeón de los pesos gallos en la década de los 20, Mickey Goldmill. Al mismo tiempo Paulie, que trabaja en una empresa de embalaje de carne, le deja practicar con los cuerpos de los animales que cuelgan del techo en las cámaras frigoríficas de la empresa en la que trabaja y sube corriendo las gradas del Museo de Arte de Filadelfia, mientras en el film suena Gonna Fly Now de Bill Conti.

Apollo y Rocky se ven por primera vez en una rueda de prensa. Apollo se burla de Rocky pero dice que le respeta. Rocky, sin embargo, tiene serias dudas de sus posibilidades reales contra Apollo Creed, pero conserva cierto grado de confianza en sí mismo. La pelea se programa para el 1 de enero de 1976, en el Philadelphia Spectrum. El día del combate llega y cuando Rocky se dirige al ring, el público le ovaciona. Pero el momento de locura de la gente allí reunida llega cuando Apollo hace su puesta en escena, vestido como George Washington y repartiendo dinero entre la gente. Al llegar a la base del ring, adopta la pose del Tío Sam y le dice a Rocky: ¡Te quiero a ti! (parodiando un conocido cartel de reclutamiento para el ejército, donde se veía una imagen del Tío Sam diciendo estas mismas palabras). Rocky y su entrenador no pueden menos que sonreír ante el espectáculo de Creed.

Cuando Apollo sube al ring es recibido por el antiguo campeón Joe Frazier, nativo de Filadelfia. Apollo le dice a Rocky que ahora él es el siguiente en caer. Empieza el combate y Apollo empieza a bailar alrededor de Rocky, para después empezar a lanzarle varios golpes directos en el rostro. Pero al cabo de un rato de castigo por parte de Apollo, Rocky se balancea y le suelta un gancho de izquierda que envía a Apollo al suelo. Éste, sorprendido y muy enfadado, se levanta rápidamente.

Es en ese momento cuando Apollo empieza a tomarse el combate en serio y empieza a castigar severamente a Rocky con poderosos derechazos y directos en la cabeza y la cara del italo-estadounidense, dejando la cara de Rocky totalmente ensangrentada (Apollo le rompe la nariz a Rocky y le cierra sus dos ojos). Por momentos Rocky le da una tremenda paliza a Apollo, lo que causa que también a éste le quede la cara muy lastimada y provoca que también se le cierren los ojos. En el decimocuarto asalto, después de una serie de directos, Rocky, agotado, finalmente cae a la lona. Pero desobedeciendo el consejo que le llega de su esquina de no continuar peleando y ante la incredulidad del campeón, Rocky consigue ponerse en pie antes de que finalice la cuenta de nueve, y alcanza a Apollo, rompiéndole una costilla. Acaba el asalto y los dos entrenadores les dicen a ambos púgiles si quieren parar la pelea, pero los dos se niegan. En la esquina, Rocky le pide a Mickey que le abra el ojo derecho ya que Creed se lo había cerrado y Mickey, aunque se negaba, acaba cediendo a las peticiones de Rocky.

Empieza el decimoquinto y último asalto, y Rocky es capaz de poner contra las cuerdas a Apollo que se salva in extremis cuando suena la campana. Llegan las deliberaciones para conocer al campeón y todo el mundo espera expectante el resultado. Todos menos Rocky, que busca a alguien entre el público. Cuando finalmente se conoce el resultado, Apollo ha ganado a los puntos por decisión dividida, todo el mundo empieza a gritar. Apollo y su equipo se abrazan y saltan pero Rocky no presta atención, ha estado a punto de ganar al campeón del mundo pero para él solo hay una cosa en la cabeza y, entre el escándalo, empieza a gritar el nombre de Adriana varias veces. Ella aparece entre el público, se dirige corriendo al ring, y allí arriba Rocky le dice: Te quiero.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


ocho − 2 =