You are here: Home > Aceptación, Educación, Temperamento, Valores > Forrest Gump: Rompe los límites

Forrest Gump: Rompe los límites

forrest_gumpLa narración de la película es un caso singular en el cine, ya que el personaje principal es el que cuenta de su propia historia: Forrest Gump, un estadounidense nacido en Alabama que sentado en la parada de autobuses, comparte los episodios más importantes de su vida con las personas que quieran escucharlos. La etapa de su vida que va contando abarca 30 años, de la década de los 50 a la de los 80.

El protagonista explica que su nombre se debe al exgeneral Nathaniel Bedford Forrest, quien encabezó el Ku Klux Klan, un grupo defensor del verdadero americanismo y que en la década de los 20 dirigía sus esfuerzos contra los afroamericanos e inmigrantes.

Forrest Gump se describe a sí mismo como una persona con problemas físicos y una deficiencia mental. En un flash back, se puede observar a un pequeño con aparatos en las piernas y un coeficiente intelectual de 75, una puntuación deficiente cuando el promedio normal es de 90-109, lo que significa que es una persona destinada a fracasar desde el punto de vista de Alfred Binet, pues de acuerdo con este investigador, la inteligencia considerada como una característica innata e inamovible, se puede medir de forma objetiva y expresarse con una puntuación: CI, que permite predecir el éxito o el fracaso escolar.

El pequeño Forrest vive con su madre en una casa grande, lo que les permite recibir a varios huéspedes y obtener recursos para vivir cómodamente. La Sra. Gump estaba decidida a que su hijo recibiera educación, en una época donde existe poca cultura para aceptar a las personas con algún tipo de discapacidad.

Los exámenes de inteligencia en la educación formal de los Estados Unidos fue el primer reto a superar para que Forrest acudiera a la escuela. Su madre logró que el niño fuera aceptado y tuviera las mismas oportunidades de educación que los demás chicos de su edad.

Algo que llama mucho la atención es cómo el personaje aprende y cómo las personas que lo rodean, principalmente su mamá y Jenny, manifiestan una manera especial de comunicarse con él, es decir, son muy claras y concretas cuando quieren enseñarle cosas nuevas a Forrest.
Es importante señalar que durante su infancia Forrest aprendió que “era igual a los demás, y que no era diferente” así como que “tonto es quien hace tonterías”, enseñanzas de su madre que le permiten sobresalir en diferentes circunstancias. Estas frases son un reforzamiento en la conducta que le permite a Forrest tener un autoconcepto muy especial de él mismo, así como resistir las bromas y los insultos de los demás.

Lo anterior permite hacer una reflexión sobre la visión funcional de la inteligencia desde la perspectiva de Gardner, quien la consideraba como un conjunto de habilidades, talentos o capacidades mentales que se manifiestan de forma independiente (Gutiérrez, 2011). En el caso particular de Forrest, es el autoconcepto que le permite desarrollar su inteligencia intrapersonal comprendiéndose y teniendo un modelo eficaz de sí mismo, es decir, adaptando su manera de actuar a partir de ese conocimiento.

¡Corre Forrest, corre!, es el imperativo de Jenny, su amiga del colegio, que lleva a Forrest a descubrir una habilidad más que le permitirá resolver problemas futuros. El psicólogo Howard Gardner afirma que una inteligencia es un potencial biológico y psicológico capaz de ser desarrollado a una extensión mayor o menor como consecuencia de la experiencia y otros factores que afectan a la persona.

Forrest Gump expresa que cuando corre es como el viento y que jamás imaginó que eso lo llevara a ningún lado, pero fue el principio para alcanzar triunfos, como convertirse en estrella de fútbol americano y obtener un título universitario, un héroe de la guerra de Vietnam, empresario exitoso y hasta un modelo a seguir inspirando a muchas personas.

Su adaptabilidad kinésica fue la que le facilitó desarrollar habilidades físicas tanto para correr, como la atención y concentración para jugar ping pong o suministrar armas muy rápido, haciéndose reconocer por sus logros. Aunque tal vez no podía distinguir su contexto con la misma facilidad que la mayoría de las personas, eso le permitía percibir el mundo a través de las emociones y guiarse mediante ellas para sentir empatía por los demás y de esta forma contribuir a lograran sus sueños o protegerlos ante algún peligro.

Durante el filme, Forrest manifiesta diferentes aspectos psicológicos entre los que sobresalen la emoción y la ingenuidad, a pesar de su coeficiente intelectual deficiente, su inteligencia emocional es mayor, lo que se aprecia en su adultez a nivel social y moral.

Forrest demuestra que no importa ser una persona con un coeficiente intelectual bajo, pues hay otras cualidades y valores con los que cualquier ser humano puede desarrollarse, por ejemplo: fuerza interior para conseguir lo que se propone, ser solidario, honesto, integro, amigable y tener compasión por los demás, lo que hace de este personaje una persona única y excepcional.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


− 6 = uno