You are here: Home > Aceptación, Libertad, Seguir la propia conciencia > El Origen: El juego de la mente y realidad

El Origen: El juego de la mente y realidad

el-origenEn “Inception” o “El Origen” en español, Christopher Nolan nos presenta, como en el resto de sus películas, un novedoso juego del lenguaje cinematográfico. Busca siempre llevarlo a sus límites y nos da la sensación de que estamos leyendo más una obra literaria que viendo cómo se desarrolla un guión de cine en la pantalla. En este filme juega especialmente con el concepto de la memoria, sobre lo manipulable que resulta y lo cuestionable de su naturaleza en nuestra vida diaria. El objetivo del autor en todo momento es hacernos entender que la realidad no existe.

Si se pudiera plasmar de forma física la creatividad y la voluntad puras, seguramente sería dentro de una película de este director. Y no es para menos esta afirmación, solo basta mirar de frente “Inception” y sentir como la respiración desaparece, como lentamente somos absorbidos por la película y sin darnos cuenta conducidos hasta su final. Una vez vista la obra entera, no nos abandonara por largo tiempo la sensación de que hemos presenciado algo extraordinario.

Su principal característica es la ambigüedad que existe entre la realidad y el sueño, mostrando que poseen las mismas características. La realidad, no es más que aquello que construimos a diario a través de la memoria como un proceso de hacer entendible el mundo que nos rodea. Buscamos desesperadamente hacer entendible el pasado para entender nuestro presente y hasta nuestra propia mente nos engaña, muchas veces creando una “realidad” que no existe, conveniente para encontrar un camino hacia el futuro y nuestra supervivencia.

Y al igual que nuestra “realidad” nuestros sueños resultan verosímiles dentro de nuestra mente, al grado muchas veces de no saber si seguimos despiertos. Construimos nuestros sueños a partir de nuestras experiencias en el mundo “real” y los almacenamos dentro de nuestra memoria. El sueño es el mundo de las utopías, donde guardamos nuestros anhelos y nuestras esperanzas. Buscamos llevar a cabo nuestras propias utopías en el mundo real y cuando las alcanzamos, cuando logramos materializarlas, alimentamos la memoria de alguien más y el proceso vuelve a comenzar. La ilusión de hoy es la realidad del mañana.

Para acentuar la sensación de ambigüedad, Nolan utiliza la “Elipsis” como un recurso recurrente en el montaje. Si bien en el cine más tradicional se utiliza para agilizar la narrativa y desplazar al espectador de un escenario a otro, aquí resulta ser un recurso con el cual busca engañar al espectador, no sabiendo cual es el mundo real y cuál es el sueño. La misma estructura de la película es engañosamente circular, pues comienza justo con su escena final sin que nosotros sepamos su significado, para luego presentar un epilogo, el cual se ha vuelto clave en la historia del cine y que por mucho tiempo ha hecho dudar de la verdadera naturaleza de la cinta.

Pese a toda la ambigüedad de la película, el propio director ha declarado que existe una sola visión reguladora de la narrativa. Si bien existen múltiples interpretaciones tomando diferentes puntos de vista y todas ellas resultan ser intencionadas por al autor para atraer la atención del público, la más obvia de todas es la verdadera. La cinta ocurre tal cual se cuenta y es su magnífica narrativa la cual le da el carácter de obra maestra. Una vez vista, infecta nuestra mente como la más corrosiva idea.

ARQUITECTURA PARADÓJICA

Dentro de la película la arquitectura juega un papel fundamental, tanto para explicar la naturaleza paradójica de los sueños como para magnificar al espectador con cambios brutales en las leyes de la física.

En este contexto la arquitectura paradójica se basa en la construcción de objetos dentro de los sueños que se asemejan a cuerpos existentes en el mundo real. Se diferencian en un pequeño ángulo que los vuelve más complejos y confusos. Dichos cambios buscan ser sutiles para no generar dudas en el soñador y permitir ser usadas en su contra. La labor del arquitecto es entonces fundamental, que construye escenarios de sueños, verdaderas fantasías mediante sus experiencias propias extraídas directamente del lenguaje de la realidad. A su vez, construye dentro del sueño proyectos que busca realizar en la realidad, los cuales una vez construidos y difundidos, sirven de alimento para construir nuevas utopías.

Ejemplo de paradojas sutiles podemos hallarla en las famosas escaleras de Penrose, las cuales proporcionan un recorrido infinito a quien cae en ellas. Pero también hallamos ejemplo de paradoja en las calles laberínticas de la ciudad de Mombasa, las cuales luces como salidas de una arquitectura fractal. La misma realidad parece colmada de paradojas urbanas y arquitectónicas, desafiando la lógica de la mente y la matemática.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


× ocho = 16