You are here: Home > Educación, Seguir la propia conciencia, Temperamento, Valores > Patch Adams: La fuerza de la vocación

Patch Adams: La fuerza de la vocación

Es una película biográfica sobre la vida de un médico (Patch Adams), el cual consiguió revolucionar la medicina tratando a los pacientes como Patch Adamsalgo más que un simple número; relacionándose con ellos como personas y teniendo en cuenta sus sentimientos con terapias consistentes en hacerles reír o simplemente hablando de las inquietudes de los pacientes. De este modo, en su época universitaria (donde se ubica la película), Adams desentona en un ambiente en el cual la mayoría ve su actitud como irresponsable y errónea. Durante la película Patch se encargará de demostrar lo contrario y finalmente conseguirá su mayor deseo; ser médico.

Análisis:

Debido a diversos problemas Patch intentó suicidarse, lo cual le llevó a un centro psiquiátrico. Una vez allí, ayuda a los enfermos con sus peculiares problemas, esto provoca en Patch un gran sentimiento de satisfacción, su vida cobra sentido. El sentimiento que le provoca ayudar a los demás le salva de sus problemas.

Patch ansía ayudar a los demás, es esta vocación lo que le mueve a estudiar medicina. De éste modo, Patch espera aprender a ayudar a los demás.

Durante el film se puede ver perfectamente como no es apreciado por algunos estudiantes e incluso su decano, ya que ven como Patch, con sus singulares métodos y su aparente “locura” es capaz de sacar unas calificaciones más que envidiables, mientras que los demás se pasan el día estudiando esforzándose por sacas notas mediocres en comparación con las suyas.

Uno de los momentos clave en la vida de Adamas, es cuando su compañera sentimental muere a manos de un enfermo mental a quién pretendía ayudar. Ante esto, Patch se derrumba y decide dejar la medicina. Pero tras reflexionar, decide que no debe rendirse; debe seguir ayudando a la gente (la única vía que nuevamente le apartará de sus problemas).

La vida real:

La película se basa en la vida de médico Patch Adams. En 1963, después de que se suicidara su tío, la madre de Adams le llevó a un hospital psiquiátrico, pues él también había intentado suicidarse. Ahí dentro se encontró en la misma habitación con un hombre que sufría alucinaciones y tenía miedo. En lugar de ignorarle, o gritarle para que se callara, Patch decidió jugar con él y pasarlo bien. Logró que aquel sujeto dejara de tener miedo. Patch, al ser consciente de que había ayudado a esa persona le invadió una gran satisfacción. Poco después, se fue del hospital y se matriculó en la Universidad de George Washington.

En su época de estudiante de medicina, Patch empezó a soñar con un lugar donde los pacientes pudiesen ir a curarse sin tener que pagar, un lugar amistoso, alegre, donde nadie temiese estar. Estaba convencido de que la salud de una persona no se puede separar de la salud de la familia, de la comunidad y del mundo. Y, como consecuencia de esas creencias, Patch Adams y unos amigos fundaron el Gesundheit Institute, que funcionó como un hospital de comunidad durante 12 años.

Hoy, Patch Adams recoge donativos para el Gesundheit. Se ha convertido en un conferenciante muy solicitado, y todo el dinero que consigue por las conferencias se invierte en su instituto.

En la película se reflejan ciertos valores; como el amor (reflejado en el amor que profesa Patch a sus pacientes y a su compañera sentimental), amistad (que profesa mutuamente con algunos de sus compañeros), humildad (perfectamente reflejada cuando un antiguo compañero suyo que le rechazaba decide pedirle ayuda); y solidaridad (presente cuando Patch abre su centro para cuidar de enfermos de forma gratuita).
Con la expresión “extender la llama” se refiere a promover un cambio en la medicina; el cambio que él propone: convertir la medicina en algo más cercano a los sentimientos del paciente.

La película hace reflexionar sobre el tema vocacional, y muestra que la disposición nos hace mucho más fuertes ante las adversidades.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


× 6 = dieciocho