You are here: Home > Sin categoría > Donde viven los monstruos (¿Quién es el verdadero Monstruo?)

Donde viven los monstruos (¿Quién es el verdadero Monstruo?)

Donde viven los monstruos es una obra compleja, inclasificable e interesante que, bajo la excusa de una obra infantil, trata temas tan universales como son la dominación, el poder o las perniciosas consecuencias del abuso de autoridad. El cuento en el que se basa, de apenas veinte páginas y con menos de cuatrocientas palabras, nos explica la historia de un niño llamado Max que, tras ser castigado por su madre, emprende un viaje imaginario a una isla donde viven una serie de monstruos. Tras ser acogido y nombrado rey por éstos, el niño no tardará en volver a casa en compañía de su madre.

El interés del libro reside en que, con muy pocas palabras, muestra cómo los seres humanos reproducimos una serie de esquemas que tenemos interiorizados a causa de nuestras realidades sociales. El acierto del material es que es capaz de conmover a los niños y hacer reflexionar a los mayores por igual. Es una obra universal que hoy en día, más de 35 años después de su publicación, es un libro de cabecera para muchos.

Lo más inquietante de la obra no son los monstruos, de aspecto cómico, inofensivo y hasta agradable, si no el comportamiento de un niño consentido, mimado e intolerante que, vestido de lobo, somete y castiga a los monstruos hasta que se cansa de ellos y los abandona. La obra nos habla de la maldad del hombre y la contrapone a la irracionalidad salvaje e inocente de unos monstruos que sólo quieren satisfacer sus necesidades básicas y primarias.

Con esta premisa, es encomiable el esfuerzo de Spike Jonze por trasladar al cine una trama inadaptable y compleja como pocas. Para ello el realizador ha optado por la vía más inteligente: respetar la esencia de la obra (el protagonista continúa siendo un caprichoso y maleducado al que no le afecta la blanda autoridad materna), aportando una reflexión sobre lo compleja que es la infancia y lo difícil que resulta hacerse mayor. Este discurso se lleva a cabo en la película desde una visión adulta y compleja: enfrentando al niño con el mundo y con unos monstruos que no son precisamente infantiles. Sus problemas son enteramente adultos: envidia, desilusión, desamor, violencia… Pero están narrados desde un punto de vista que los niños, no muy pequeños todo sea dicho, pueden comprender.

Destacar toda la parte visual, realmente deslumbrante y la caracterización de los personajes, entrañables y profundos por igual. La música de Karen O (líder del grupo Yeah Yeah Yeahs), nominada a los Globos de Oro, también es excepcional, acompañando perfectamente la trama. En la parte negativa hablaríamos de ciertos cambios de tono y de ritmo innecesarios. Algunas veces se pasa de la comedia al drama con demasiada brusquedad y se obvian las motivaciones de los protagonistas. Aún y con pequeños defectos como éste, la película te deja una mezcla de sentimientos muy potente. Sientes desilusión y añoranza de la infancia, pero también sales entusiasmado, enamorado con los personajes y la historia. Un buen filme.

cine1

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


− cuatro = 5