You are here: Home > Seguir la propia conciencia, Temperamento, Valores > Un dios salvaje (Carnage), de Roman Polanski (2011)

Un dios salvaje (Carnage), de Roman Polanski (2011)

Dos chavales se pelean en la calle. Sus civilizados padres quedan para conocerse y lograr una solución justa… pero puede que no sean tan civilizados. La película es una disección implacable de cuatro personajes representativos de la clase culta occidental —que tras unas maneras amables y una supuesta conducta educada—, ocultan prejuicios y actitudes mezquinas. La trama muestra cómo unos cónyuges, que parecen llevarse bien, albergan en su interior muchos rencores: porque el marido está todo el día pegado al teléfono, sin atender los asuntos familiares que le requieren; porque la esposa es una maniática, apegada a cosas ridículas… El autocontrol inicial —y las sonrisas hipócritas de los cuatro espléndidos intérpretes—, dura únicamente diez minutos. Tras varios adjetivos malintencionados, dispersos entre frases de exquisita educación, comienzan los primeros encontronazos: un móvil que no deja de sonar, un vómito accidental entre las páginas de un libro de arte, un secador que no cesa de molestar, un “¿cómo se gana usted la vida?” absolutamente cínico… La película reúne a Jodie Foster, John C. Reilly, Kate Winslet y Christoph Waltz, cada uno con sus peculiaridades y rarezas…

“Decir la verdad que no resulta conveniente revelar, o a quien no se debe, o en un momento inadecuado, es una falta de sensatez. Parece claro que conviene siempre añadir sensatez a la sinceridad, y así nos ahorraremos la idiotez sincera, que no por sincera deja de ser idiota”.

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


ocho × 9 =