You are here: Home > Seguir la propia conciencia > Concursante, de Rodrigo Cortés (2007)

Concursante, de Rodrigo Cortés (2007)

Martín (Leonardo Sbaraglia) es un tipo corriente, trabaja como profesor asociado de Historia de la Economía, tiene novia y muy pocos recursos económicos. Su vida parece que cambia a mejor cuando se convierte en el ganador del mayor premio jamás concedido en la historia de la televisión: más de 3 millones de euros en premios —en especie— de todo tipo. Pero pronto descubre que no tiene dinero para permitirse esos premios; además, Hacienda reclama la mitad de las ganancias en dinero efectivo, y Martín se ve obligado a pedir un préstamo…  Casi sin darse cuenta, se ve en una trampa sin salida e intenta vender todos los premios que ganó. Edmundo —un anciano extravagante—, puede ser su última oportunidad para arreglar las cosas. La historia es una lección acerca de los peligros y los engaños del capitalismo —una trampa en la que es fácil quedar atrapado—, un ejemplo de por dónde hace agua la cultura del éxito y el materialismo descontrolado que nos vende la televisión. La crítica al sistema actual es clara —y las razones muy sugerentes—, todas como contrapunto a las palabras de Martín en clase: “Este mundo no es perfecto, pero es el mejor de los posibles”. Si el objetivo de la vida es acumular cosas… ¿serás completamente feliz cuando lo tengas todo?

“Se podría decir que millones de personas han alimentado su concepción del hombre y del mundo con los contenidos ofrecidos por los medios audiovisuales. Los deseos, proyectos y sueños de muchos de ellos están poblados de imágenes publicitarias, televisivas y fílmicas. Mucha gente besa como se besa en el cine, o hace negocios como en el cine, o incluso mata como en el cine…”

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


8 × ocho =