You are here: Home > Educación > El show de Truman (The Truman Show), de Peter Weir (1998)

El show de Truman (The Truman Show), de Peter Weir (1998)

Truman Burbank (Jim Carrey) es un tipo simpático, educado, ingenuo y felizmente casado, que vive en una idílica ciudad. Lo que no sabe es que —desde que nació—, su vida forma parte de un “show” televisivo que se retransmite en directo las 24 horas del día para 1.700 millones de personas de 220 países. Cada segundo del día —desde el momento en que nació y durante los últimos treinta años—, Truman ha sido el protagonista inconsciente de la telenovela más larga y popular de la historia. Todos los personajes que conviven con él —incluida su esposa—, son actores que interpretan sus papeles bajo la mirada atenta de miles de cámaras escondidas. Pero Truman tiene la extraña sensación de que le vigilan, y está a punto de descubrir que su vida no es lo que parece: que la ciudad perfecta de Seahaven, que cree su hogar, es realmente un gigantesco plató de televisión… Dirige el programa Christof (Ed Harris), que maneja a Truman decidiendo cómo debe transcurrir su vida y manipulando las situaciones para conseguir los más altos índices de audiencia. El film reflexiona sobre los excesos televisivos y los “reality shows” que pueblan la pequeña pantalla.

“La madre de Forrest Gump decía a su hijo que “si Dios hubiese querido que todos fuéramos iguales, nos habría puesto a todos aparatos en las piernas”. Esa madre sabía muy bien que el único igualitarismo posible es el que une a todos por abajo —el que enaniza a los grandes hasta ponerlos a la altura de los más pequeños—, el que hace que los más listos se pongan a la altura de los menos inteligentes, prescindiendo del noble arte de pensar…”

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


siete + 3 =