You are here: Home > Libertad, Valores > La fortuna de vivir (Les enfants du Marais), de Jean Becker (1999)

La fortuna de vivir (Les enfants du Marais), de Jean Becker (1999)

Francia, años 30 del pasado siglo. Garriss y Riton son dos amigos, muy diferentes, que viven a orillas del río Loira, trabajan juntos y comparten sus días con otros amigos: Tane, conductor de tren, y Amédée, imaginativo y voraz lector. Los cuatro conocen a Pépé, un anciano millonario que no reniega de su humilde pasado. Garriss se enamorará de Marie mientras Riton —por su torpeza—, desatará las iras de Jo Sardi (interpretado por el exfutbolista Eric Cantona), un boxeador que acaba en la cárcel, donde prepara su venganza contra el grupo de amigos. Esta hermosa película de Jean Becker muestra la felicidad que podemos experimentar con las cosas más sencillas: pasear por un pantano, pescar ranas, observar cómo un niño se enamora por primera vez, una agradable conversación, sentir el calor de la amistad verdadera… A orillas del pantano los cuatro amigos escuchan a Louis Armstrong mientras saborean un excelente vino, y muestran que lo importante de la vida no cuesta dinero. La historia y sus personajes —tan entrañables como humanos—, nos invitan a ser mejores personas y a sumergirnos en las cosas sencillas de la vida que realmente nos hacen disfrutar (ver esta película puede ser el mejor ejemplo de eso). Divertida, nostálgica, amable, serena, La fortuna de vivir nos cuenta una historia muy simple en la que ocurren pequeñas cosas encantadoras.

“La diferencia es, por tanto, un valor y no hay que tener miedo a decir nuestra opinión, a mostrar delante de los demás una conducta con tal de que ésta sea una expresión de nuestra interioridad, de la verdad tal como aparece en nuestra conciencia…”

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


tres × = 3