You are here: Home > Gobernarse a sí mismo en la adolescencia > Restless, de Gus Van Sant (2011)

Restless, de Gus Van Sant (2011)

La adolescencia —un tema constante de la filmografía de Gus Van Sant—, en esta ocasión incluye historia de amor y realismo mágico. Los dos adolescentes protagonistas, Annabel (Mia Wasikowska) y Enoch (Henry Hopper), comparten sus preocupaciones sobre la mortalidad: ella es una enferma terminal de cáncer a la que le quedan unos tres meses de vida, y él está obsesionado con la muerte, pues no pudo despedirse de sus padres cuando estos fallecieron. La película —sensible, hermosa, e intensa de emoción sin sentimentalismo—, avanza con coherencia entre la comedia y el drama. Annabel —que ya ha aceptado que se va a ir—, es fuerte y alegre, algo que contrasta enormemente con su apariencia frágil y con los momentos vitales por los que pasa. Enoch, a su vez, se alegra de conocer a Annabel y de tener tres meses —esta vez—, para poder despedirse de ella. Restless habla de personas originales, sensibles —que viven en un mundo que no les comprende—, y que se enamoran fortuitamente. Aun siendo una historia con toques surrealistas, resulta natural y espontánea al recrear la primera historia amorosa de cualquier espectador. La banda sonora realza además las cualidades de una historia distinta sobre personas distintas.

“Hay personas que ni se dan cuenta de sus cadenas. Se acomodan al espíritu general que les parece obvio. Pero lo que ellas sienten, piensan o dicen no es cosa suya; son los sentimientos, pensamientos y frases hechas que han sido publicadas en miles de periódicos y revistas, en la radio, la televisión y en Internet…”

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


cuatro × = 36