You are here: Home > Seguir la propia conciencia, Temperamento > Al límite de la verdad (Changing Lanes), de Roger Michell (2002)

Al límite de la verdad (Changing Lanes), de Roger Michell (2002)

Viernes Santo en Nueva York. Gavin Banek (Ben Affleck) es abogado de un poderoso bufete que intenta abrirse camino en un atasco de tráfico, para no llegar tarde a un juicio en el que se juega mucho. En el carril contiguo viaja Doyle Gipson (Samuel L. Jackson), padre de dos niños, que también se dirige al tribunal donde un juez —con una larga lista de casos y poco tiempo que perder— va a decidir si tiene derecho a ver a sus hijos. Doyle es un perdedor nato, separado de su familia —y alcohólico en rehabilitación—, que ha confiado gran parte de sus esperanzas de futuro en esa cita con el juez. Aparentemente, Banek y Gipson son muy distintos: uno trata de llegar a la cima en su trabajo, y el otro lucha desesperadamente por salir del agujero en el que se encuentra. Pero un accidente de tráfico llevará a estos dos extraños al borde de la autodestrucción. Doyle culpabiliza a Gavin de su mala suerte, y retiene unos documentos que éste necesita y que se han intercambiado en el lío de la colisión, poniendo en graves apuros al abogado. Las desgracias para ambos se acumulan una tras otra, formando una enorme bola de nieve que aplasta y conduce a decisiones terribles. Los personajes que giran alrededor de Gavin y Doyle les dan su consejo —ejercen de guías—, para bien o para mal: las esposas de ambos, los compañeros de despacho, los socios del bufete, un sacerdote, el asesor del banco, el gurú de alcohólicos anónimos… La espiral de violencia —en la que los dos revelan el lado oscuro y cruel del ser humano—, mostrará si saben seguir los consejos bienintencionados que reciben.

“Una de las consecuencias más graves del consumo excesivo de alcohol es el alcoholismo o dependencia alcohólica. Se trata de una adicción caracterizada por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas a un nivel que interfiere con la salud física o mental de la persona y con sus responsabilidades familiares, laborales y sociales…”

  • Facebook
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply


ocho − = 3